Nosotres queremos hablar de la ESI (Educación Sexual Integral). Ley 26.150/2006.

¿Por qué nos ocupamos de la ESI? ¿Por qué hablar de la ESI?


Conociendo la necesidad de elaborar una herramienta que colabore con las instituciones educativas, la creación de la Educación Sexual Integral - ESI constituye un espacio sistemático de enseñanza y aprendizaje que comprende contenidos de distintas áreas curriculares adecuados a las edades de los niños y niñas, abordado de manera transversal y/o en espacios específicos.

Incluye el desarrollo de saberes y habilidades para el cuidado del propio cuerpo, la valoración de las emociones y de los sentimientos en las relaciones interpersonales, el fomento de los valores y actitudes vinculados con el amor, la solidaridad, el respeto por la vida y la integridad de las personas, el ejercicio de los derechos afines con la sexualidad.
También promueve el trabajo articulado con las familias, centros de salud y las organizaciones sociales.

De esta forma se define la esencia de la ESI desde los contenidos y propuestas para el aula.
Esta herramienta materializa las acciones que son necesarias para llegar directamente a cada uno de los hogares, entendiendo que cada niño y niña es sujeto de derecho, los derechos están establecidos en las leyes y el Estado es el garante.

¿Cuál es el alcance de la ESI?


Del proceso de consultas y búsquedas de consenso se definieron los lineamientos curriculares para la ESI, válidos para todos los niveles y modalidades del sistema educativo, tanto de gestión estatal como privadas, y para todas las jurisdicciones de nuestro país.

Los contenidos elaborados fueron aprobados por los ministros y ministras de todas las jurisdicciones, en el Consejo Federal de Educación, Resolución 45/08, no sin transcurrir por tensas y extensas discusiones principalmente con el Consejo Superior de Educación Católica Argentina (CONSUDEC) y con la Universidad Católica Argentina (UCA), quienes proponían otro texto, siendo los ejes centrales del disenso la relación Familia-Estado y la categoría de “género”.

Aún así, las autoridades definieron que el documento producido por los debates era abarcativo y respetuoso de las diferentes miradas como para sentar las bases de la elaboración de la currícula.

Han transcurrido diez años, hoy los lineamientos tienen otra lectura donde podría encontrarse que el enfoque de género, las disidencias sexuales o el aborto, están mencionados pero no se profundizaron tomando en cuenta los múltiples cambios sucedidos.
En el año 2008, el arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, denunció que el material contenía “inspiración neomarxista”, criticó sus características, por no considerar al amor como el motor central de la vida sexual y por no reconocer el orden natural de los actos humanos. Fue en el año 2015, donde la perspectiva de la ESI fue incluida en los planes de estudio de los profesorados de nivel secundario y superior, con dos horas cátedra semanales.

No fueron pocos los avatares que se sucedieron para un tema que persigue la ampliación dederechos, que ofrece poder reflexionar en forma individual, con la familia, en espacios culturales, sociales, las diferentes formas en que se percibe el mundo, cómo nos relacionamos y vinculamosen nuestro propio grupo social y con otros grupos sociales.
La ESI enfrenta desde sus inicios varios problemas que permanecen enquistados. El conocido y tenso vínculo Estado-Iglesia, esta última centrada en “la familia” entendida  “célula natural” de la vida humana, que sostiene que el Estado es subsidiario, secundario y quesolo debe intervenir para apoyar o sustituir en caso que sea necesario a “la familia”.

Enfrenta la violencia machista, ya que dentro de sus lineamientos procura la igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres.Enfrenta la homofobia, la lesbofobia y la transfobia, ya que para los fundamentalistas de la“educación sexual sólo en la familia” y “la familia” es sólo el padre y la madre.
Enfrenta la determinación bilógica con la presencia de la idea de familias.
Transcurrieron doce años desde la sanción de la Educación Sexual Integral.

¿Por qué es tan importante hablar hoy de ESI?


La ESI resultó un suelo fértil sobre el cual el movimiento social de mujeres y feminista transitó y semultiplicó. También colaboró la incorporación de la figura de femicidio en el Código Penal, Ley 26.791/12, antesala del grito “ni una menos”, y el año 2015, cuando se vota la ley que establece que en todas las escuelas debe realizarse una jornada al año sobre violencia de género; el Movimiento LGBT; la militancia; el Paro Internacional de Mujeres; la sostenida producción académica, investigaciones. También, la sanción de la Ley 26.473, en el año 2012, mediante la cual se despatologizó las identidades trans.

Se rompió el biologicismo que sostiene que el sexo es un “dato” al observar los genitales al momento del nacimiento. La ley lo que habilita es la posibilidad de reconocer una construcción en cuanto a la sexualidad, la cual es elegible.
En CABA, en el año 2010 entra en vigencia una reforma del plan de estudios de los Profesorados en Enseñanza Inicial y Primaria, que fueron implementándose en los años siguientes.

Hoy se detecta un potencial retroceso a estos avances. Avances originados con claras directrices políticas por parte del Estado. Las políticas del gobierno anterior fueron permeables a la temática de la ESI y la perspectiva de género, tomaron decisiones en el camino del debate, de la búsqueda de consensos, con ideología de diversidad e inclusión.

Hoy se detecta un camino de deslegitimación a través de los grupos “celestes” quienes tomaron mayor notoriedad, ya que no son contemporáneos, luego de la votación negativa de la ley por la interrupción voluntario del embarazo. Estos grupos conservadores están acompañados por sectores jerárquicos católicos y algunas iglesias evangélicas, también por sectores políticos, jurídicos e incluso por sectores de medios de comunicación. La finalidad es reinstalar políticas de anti derechos, posiciones morales particulares, reinstalar la idea de “familia”, que queda
expresado en los términos “con mis hijos no te metás”. Desde esta “mirada” es que pretende instalar una idea aglutinadora de “enemigo” que está encarnado en la ola feminista y la ideología de género.

Las escuelas tienen el rol y la capacidad de hacer lugar, de desarrollar, de materializar las bases de la ESI, lo que no puede es, también, dar la lucha en defensa de lo conseguido. Les docentes que están consustanciades hoy ocupan lugares de resistencia, particularmente en estos últimos tres años, debiéndose ocupar también, fuertemente de reclamos salariales, mejoras en infraestructura que ponen en evidencia la precarización de la educación pública estatal.

Hoy tenemos que hablar de ESI. ¿Quiénes piden su implementación?

Sus destinatarios y protagonistas: les pibes.

Saben que la ESI existe. No están soles. El movimiento feminista, los movimientos disidentes acompañan este reclamo. Saben que amplía derechos, saben que no va en contra de tener creencias religiosas ni de imponer otras, sino de que cada cual tenga su creencia.
Este colectivo Frente Grande Feminista sostiene que la ESI requiere continuidad de aplicación e inversión pública. Este gobierno no da señales de invertir en políticas educativas. A través de esa inversión presupuestaria, se trata de pensar que les niñes no son objetos con dueños, sino que deben contar con el espacio de las escuelas donde puedan también construirse como sujetos, transitar el ejercicio de realizar sus elecciones para, luego, tomar decisiones que le permitan delinear su futuro. Un futuro sin violencias hacia y entre les niñes, fomentando el respeto mutuo y la construcción de una sociedad más igualitaria.

Hablemos de ESI, debatamos su significado, en todos los ámbitos que interactuamos.
La educación se defiende, la educación sienta las bases de una comunidad más justa.

Noviembre 2018.


Fuentes: Series Cuadernos de ESI, Mariposas Mirabal investigaciones