GOBIERNO DE MACRI. EL SAQUEO EN SU MEJOR MOMENTO

Cuando nos referimos al saqueo del gobierno de Macri como proceso, vemos que el mismo abarca casi todos los derechos y bienes a los que el pueblo accedió y con los que se empoderó. Y tiende a perfeccionar como metodología, la transferencia de ingresos desde amplias capas populares hacia los sectores de mayor concentración económica, incluida la gestión de favores (negocios) a los personajes del mismo gobierno. Hoy el macrismo ha desatado una escalada de vaciamiento de importantes emprendimientos que, han sido bandera de soberanía, en telecomunicaciones es el caso del proyecto ARSAT. El Gobierno privatizará de manera ilegal la mayor parte de ARSAT, en beneficio de la empresa estadounidense Hughes, Además, se le cambiará el nombre a la compañía por Newco y se le cederá el espacio orbital que le corresponde al país. Se trata de un hecho que afecta el interés nacional porque las telecomunicaciones y su tecnología, están en manos de poquísimos países. Y estos satélites argentinos, implican grandes negocios. Del mismo modo, con una inusitada violencia discursiva y mediática, se proponen el vaciamiento de los Astilleros Río Santiago en Ensenada. En este sentido, lo que dijo Macri acerca de dinamitar los Astilleros, es la más fiel expresión del proyecto político que encarna Cambiemos, que es el desmantelamiento de la industria naval de nuestro país y como consecuencia la pérdida de soberanía naval, el auge del desempleo y el hambre. Pero esto no basta hoy, pretenden además imponer la más descarada militarización interna. Con el decreto 683, quieren desplegar las FFAA nuevamente en las calles, para actuar en caso de conflictos sociales y políticos. Y una militarización de origen externa, con la presencia de tropas de EEUU e Israel, en zonas estratégicas de nuestro país, permitiendo el tutelaje en la explotación de recursos naturales que también pretenden saquear, intimidando a la población. En este contexto, vuelven a sacar a la calle, los servicios de baja monta que actuando con capuchas intentaron sabotear la presentación del documental sobre Santiago Maldonado. Estos “servicios” incluyen los operadores que filman las manifestaciones, o los que provocan o se infiltran “marcando” a quienes protestan en las calles. Los “nuevos muertos” que surgen como víctimas inevitables de Macri y Vidal, se evidenciaron dramáticamente con el fallecimiento de la compañera Sandra Calamano, Vicedirectora y del compañero Rubén Rodríguez, Auxiliar, ambos de la Escuela Nº 49 Nicolás Avellaneda, de Moreno, Pcia. de Buenos Aires, por la explosión producto de una fuga de gas. Uno de los hechos de corrupción jamás visto en nuestro país, quedó expuesto públicamente, justo cuando crece el descontento popular contra este gobierno que, no cesa de poner en vilo a la población con siniestros tarifazos, promovidos por sus políticas, en consonancia con los salarios a la baja y el aumento de la pobreza. Y es que el caso de los aportantes truchos de Cambiemos, configura delitos como la del robo de identidad y la falsificación de aportes a las campañas del 2015 y 2017, incluyendo a beneficiarios de ayudas sociales, como el acto más mísero que dejó a la luz al macrismo y su recambio María Eugenia Vidal. No se descarta un posible lavado de activos inclusive. Sin perder el tiempo y con el apoyo del aparato mediático y el judicial encarnado por el Juez Bonadio, principal operador del “Forum Shopping”, el macrismo pretendió instalar en la opinión pública esta causa trucha de los cuadernos de Centeno, un dudoso personaje que aparece justo ahora. Estamos presenciando un proceso de investigación mundial sobre el uso indebido de Big Data, información personal y redes sociales con el único objetivo de manipular a la opinión pública que incluyen campañas electorales en distintos países, incluida Argentina, orientadas a desprestigiar líderes populares y favorecer gobiernos aliados al sistema financiero planetario. No es casualidad que un nuevo ataque a CFK coincida con el peor momento político de Cambiemos, tanto en lo económico como en lo social. Se pretende perseguir y proscribir a CFK, del mismo modo que hacen en Ecuador con Correa y en Brasil con Lula, repitiendo sistemas harto conocidos por nuestra región, de sometimiento de los movimientos políticos populares que enfrentan intereses económicos y financieros concentrados, internacionales y locales. Desde la Mesa del Frente Grande de La Rioja rechazamos, repudiamos y alertamos, sobre la citación a indagatoria y pedido de desafuero, a la senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner. Una vez más, desde que asumió el Gobierno de Macri y Vidal, se vuelve a poner en funcionamiento una operación mediática, política, judicial para ensuciar a esta dirigente de la oposición y a su espacio político, con ridículas y delirantes causas judiciales violando principios y normas institucionales y constitucionales vigentes en Argentina. Mesa del Frente Grande de La Rioja Frente Grande en Unidad Ciudadana